Para Barkley, E., Cross, K.P., Major, C.H. (2005). Existen dos pilares del movimiento del aprendizaje colaborativo: La interdependencia positiva y la responsabilidad individual de cada estudiante.
Pero ¿Cómo se logra la interdependencia positiva en el aprendizaje colaborativo, según Barkley, E., Cross, K.P., Major, C.H. (2005).
Como primer paso se debe crear empatía entre los miembros del equipo, estos autores proponen los rompehielos, que son actividades dirigidas, gestada por el docente, que es el que tiene la responsabilidad principal de diseñar las actividades de aprendizaje para los estudiantes, para que éstos se conozcan y estrechen relaciones empáticas. Considero que los primeros días de clase, el grupo debe darse a la tarea de interactuar positivamente y conocerse, para luego establecer nexos de confianza y de afinidad. Luego, se pueden ir introduciendo los rompehielos con un objetivo que esté más estrechamente relacionado con los contenidos del curso, de tal forma que se vaya hilando la actividad, con la colaboración del equipo. El docente debe crear tareasclima áulico, debe crear un sentimiento de pertenencia y de que todos son importantes y por ello, el éxito se puede lograr cuando todos aportan sus conocimientos y le dan coherencia, pueden ir solucionando los problemas en colaboración. Esto favorece el “empowerment” de los equipos y tiene que ver con el rol del docente, que es un motivador de cada estudiante, que tiene confianza en sus criterios y en su auto y co aprendizaje.
Como segundo paso, se debe fortalecer el otro pilar del aprendizaje colaborativo que es la responsabilidad individual. Por lo que el docente gestor o facilitador, debe depositar toda su confianza en el grupo, pero también en que cada uno de los miembros del mismo, será capaz de responder a las tareas designadas para colaborar con su grupo de forma autónoma y sistemática.
Para formar en aprendizaje colaborativo, debemos ser los primeros en tener facilidad para motivar empáticamente y tener una evaluación sistemática para dar seguimiento sostenido para que los estudiantes completen el trabajo asignado y aprendan en forma significativa, en la solución de diversos problemas. Estas destrezas adquiridas, pueden ser trasladadas hacia la solución de problemas comunitarios y nacionales, es desarrollar personas activas y participativas para el desarrollo del país.
Barkley, E., Cross, K.P., Major, C.H. (2005). Collaborative learning techniques: A Handbook for college faculty (pp. 27-93). San Francisco: Jossey-Bass. Traducido al español.